La digitalización de los recursos humanos: talento en la revolución 4.0

In Blog, Innovación by Esther Alonso0 Comments

Estimated reading time: 9 minute(s)

Nos encontramos en lo que se define como la cuarta revolución industrial, configurada por un nuevo espacio socioeconómico ligado y condicionado íntimamente por las nuevas tecnologías en todos los campos. Esta revolución tecnológica, que ya ha comenzado, va a suponer un profundo cambio en nuestra forma de relacionarnos y trabajar, incidiendo directamente en el concepto establecido actualmente de trabajo y del mercado laboral. Esta transformación necesaria e inminente, es lo que conocemos como la transformación digital o la digitalización de los recursos humanos.

Esta nueva era, también llamada revolución 4.0, crea un nuevo paradigma a todos los niveles. Según Schwab, director ejecutivo del Foro Económico Mundial, la cuarta revolución industrial “no se define por un conjunto de tecnologías emergentes en sí mismas, sino por la transición hacia nuevos sistemas que están construidos sobre la infraestructura de la revolución digital (anterior)”.

Esta revolución, centrada en los avances tecnológicos a una escala nunca conocida, también juega un papel clave en el ámbito de los recursos humanos. Pero no debemos caer en el error de pensar que es una transformación que se va a poder afrontar exclusivamente desde la inversión económica: es una transformación mucho más profunda, que implica una nueva mentalidad. Ya decíamos que se están redefiniendo las formas de relacionarnos y de trabajar, es decir, estamos asistiendo al nacimiento de una nueva cultura organizacional basada en la digitalización de los recursos humanos.

En este nuevo escenario, los recursos humanos deben superar su función de meros gestores de las relaciones laborales. Deben posicionarse como un actor relevante, con una posición estratégica para guiar a todos los agentes relacionados con la empresa en una misma dirección, a la consecución de los mismos objetivos. Las nuevas tecnologías, originarias de la era de la información, brindan herramientas potentes en la dirección y gestión de los nuevos recursos humanos:

Redes sociales con fines profesionales

Las empresas ya no solo están viendo el potencial de las redes sociales para captar y atraer talento, sino que también se están centrando en tener una mayor presencia en estos canales, de forma concienciada. Por otro lado, los candidatos cada vez se preocupan más por tener un perfil atractivo y una buena imagen.

A la hora de reclutar nuevos profesionales y encontrar empleo, la red social por excelencia es LinkedIn, pero no debemos obviar la capacidad de Facebook, Viadeo, Xing y Ziki, entre otras.

Las redes sociales profesionales permiten una rápida propagación del mensaje a un bajo coste. Aunque hay que reconocer que aquí surge un nuevo reto: se dificulta la capacidad de dar una rápida respuesta y gestión ante la avalancha de solicitud de interacciones.

Otro beneficio del uso de las redes sociales como LinkedIn es la oportunidad de hacer e-networking. Ya no es necesario el cara a cara para contactar con perfiles de tu sector y/o interés, lo que se traduce en ahorro de costes (tiempo, esfuerzo y desplazamiento).

Nueva manera de relacionarse con los empleados

Ya no es necesaria la presencia física para interactuar con los empleados. Aparte de las redes sociales, existen plataformas de comunicación interna y herramientas con tecnología web que permiten el acceso a cualquier hora y desde cualquier lugar donde exista conexión a internet, incluso a través de dispositivos móviles).

La tecnología permite romper con las antiguas jerarquías. La comunicación es más fluida y horizontal al desaparecer los posibles filtros en la cadena de traslado de la información. La digitalización de los recursos humanos crea una comunicación completamente opuesta a la existente previamente, que era unidireccional.

Además, la existencia de herramientas como una plataforma interna favorece el trabajo colaborativo y la aportación de ideas. Se impulsa de esta manera el talento, la creatividad y se refuerza la motivación: tenemos todos los ingredientes para que los empleados se conviertan en el motor innovador de la empresa, los generadores de la propia transformación digital.

Digitalización de los recursos humanos = mayor flexibilidad

Los trabajadores se mantienen en su puesto no únicamente por un salario que consideren acorde a sus expectativas. También entra en juego como factor decisivo el  llamado salario emocional, es decir, todos aquellos aspectos no económicos que favorecen la retención del talento en la empresa.

La tecnología permite la realización de buen parte de las tareas desde cualquier lugar con conexión, como decíamos previamente. Hace posible la conciliación de la vida familiar y laboral. El teletrabajo, por ende, va a proporcionar una flexibilidad horaria y geográfica que pocos años atrás era impensable.

Esta opción brinda de una forma muy sencilla la oportunidad de incrementar el bienestar y la motivación de los trabajadores -también la productividad-, y evitar la fuga de talento a la competencia.

Simplificación de procesos

Con la aplicación de la tecnología los procesos se simplifican, lo que permite a la organización tener un departamento de recursos humanos disruptivo y diferenciarse.

Automatizar y simplificar ciertas tareas aligera la carga administrativa y permite superar el modelo centrado en las relaciones laborales. Las nuevas herramientas digitales nos proporcionan los siguientes beneficios a la hora de gestionar el capital humano:

  • Óptima evaluación del desempeño: se puede monitorizar en tiempo real el rendimiento de los trabajadores. Asimismo, se pueden crear KPI’s automatizados que nos permitirán detectar automáticamente debilidades y fortalezas, identificar diferentes perfiles y prever futuras necesidades de personal.
  • Disminución de la carga administrativa: las relaciones laborales ya son gestiones que se pueden realizar en gran medida vía telemática con la administración publica, y los empleados ya pueden resolver muchas de sus necesidades provenientes del departamento de recursos humanos a través de la intranet (recibo de nómina, calendario laboral, dudas legales, solicitud de vacaciones, circulares, solicitud de anticipos, actualización de información personal…).
  • Mejor gestión del área de formación y desarrollo: las plataformas e-learning posibilitan la formación continua y el reciclaje constante de los empleados, así como monitorización en tiempo real de las acciones formativas. Además, éstas permiten el aprendizaje de forma colaborativa a través de los foros de los cursos y la comunicación fluida y directa con el formador.

Alineación con las nuevas generaciones

La digitalización de los recursos humanos propicia un nuevo modo de trabajar en consonancia con la nueva generación millennial. Son trabajadores que se caracterizan por su independencia, flexibilidad, orientados a objetivos, en relación colaborativa con colegas y completamente tecnológicos.

Atracción y retención del talento

La digitalización de los recursos humanos conduce a un acercamiento al candidato. La empresa está en continua exposición, observada sin descanso. Es imprescindible ser atractiva como lugar para trabajar, tanto para atraer nuevo talento como para retener al que ya está en plantilla.

Las redes sociales y el social media son herramientas imprescindibles para mejorar el employer branding o el talent brand.

Si las formas de trabajo y las organizaciones cambian con la revolución 4.0, necesariamente las formas de atraer talento también lo harán. La gente ya no busca sólo un trabajo, busca un estilo de vida en concreto. Ahora que -con la digitalización- todos somos informadores, es obvio que se debe trabajar la marca empleadora (employer branding) creando buena reputación con los propios trabajadores. Un empleado que refuerza el employer branding de su empresa tiene un gran poder de atracción.

Para que ese empleado refuerce positivamente el employer branding, la empresa debe valerse de todas las herramientas mencionadas en los puntos anteriores: salario emocional, comunicación fluida, redes sociales, motivación o alineación en objetivos comunes, entre otras cosas.

Leave a Comment